LEDHERMAN

Carmen Teresa Meléndez Rivas
Almirante en Jefe



Coronel (Ej-Ven) Manuel A Ledezma Hernández

Ciudadana Almirante en Jefe

Ministra de la Defensa.-



Con respeto y un saludo institucional. No sé si felicitarla por haber sido designada para ocupar, como diría Oscar Yánez, esa ‘silla caliente’; porque es necesario reconocer que su nuevo cargo es una gran vitrina y de él han salido muy mal parados todos, todos, sus antecesores; algunos calificados como ladrones, otros como inútiles, otros como oportunistas, otros como ignorantes, otros como operadores políticos y ninguno como un verdadero militar.

Usted deberá enfrentar los muchos problemas que se anidan dentro de la Fuerza Armada, desde organización; capacitación; entrenamiento; dotación; sistema de armas y su mantenimiento; prestigio; uso en actividades no cónsonas con su razón de ser; hasta uno muy álgido, con muchos años de existencia y que ha sido objeto de indiferencia, arbitrariedades y hasta burla de parte de todos sus antecesores, ese problema se llama: Seguridad Social de la Fuerza Armada.

Sé perfectamente que usted tiene pleno conocimiento de lo que sucede con nuestra seguridad social porque usted, cuándo cumplía funciones como Comandante Naval de Personal, recibió la información completa sobre lo que acontecía y padecía esa seguridad social.

En más de una oportunidad he sostenido, y sostengo, que una Fuerza Armada puede poseer mucho equipo y armas de la más avanzada tecnología, pero si sus ‘operadores’ están desmotivados, se sienten desprotegidos, si están agobiados por las deficiencias de su sistema de seguridad social y están abrumados por los problemas que su familia debe padecer por esas deficiencias, esa Fuerza Armada no será eficiente ni efectiva.

Dentro de su Componente usted fue discriminada al negársele la oportunidad de ejercer el Mando y Comando de Unidades Navales por lo que se vio obligada a transformarse en una oficial técnico y ocupar cargos administrativos, por lo tanto usted conoce muy bien la discriminación y la arbitrariedad y eso, ciudadana Ministra, es lo que estamos padeciendo todos los militares profesionales en situación de retiro, y los familiares sobrevivientes con derechos adquiridos, como consecuencia de la arbitrariedad ~tal y como le pasó a usted cuando se le negó la oportunidad de comandar~  además del incumplimiento constante de nuestra vigente Ley de Seguridad Social de parte de sus antecesores y de todos los presidentes de la Junta Administradora del IPSFA.

A propósito, ciudadana Ministra, usted es la presidente de la Junta Directiva del IPSFA, órgano superior de administración de ese Instituto, así que usted es la máxima responsable sobre el cumplimiento de nuestra Ley de Seguridad Social y la restitución de todos aquellos derechos y beneficios-socioeconómicos que nos han sido conculcados por todos y cada uno de sus antecesores.

Retomando el asunto de la discriminación, ¿por qué afirmo que ella existe?

Le citaré algunos ejemplos, aunque usted, reitero, los conoce:

1. En febrero de 2002 el General Lucas Rincón, supuestamente cumpliendo instrucciones del presidente de la república, ordenó incluir la alimentación como parte de la remuneración básica con el propósito de proceder a pagar el Beneficio de Alimentación con ‘cesta ticket o cupones’ y que al final se terminó pagando a través de una tarjeta electrónica. Lo ‘curioso’, ciudadana Ministra, es que las instrucciones era solo para el personal en servicio activo, sin embargo fue aplicada también a los se encontraban en situación de retiro y a los familiares sobrevivientes, con la particularidad que nunca nos pagaron ese Beneficio de Alimentación. Aún más, la Sala Constitucional ordenó al Ministerio del Poder Popular para la Defensa pagar ese Beneficio a los militares profesionales en situación de retiro y a los familiares sobrevivientes mientras ‘ese Tribunal Supremo de Justicia decidía’, pero el Ministerio hoy día bajo su responsabilidad jamás cumplió esa ORDEN del máximo tribunal de la República. Pero lo más grave es que el dinero para cumplir la obligación estaba disponible en ese Ministerio y así lo aseguraron, delante de testigos, el Almirante Maniglia y el General Baduel; entonces, si eso fue así, corresponde preguntarse… ¿por qué no pagaron ese Beneficio?, ¿dónde está ese dinero actualmente?, ¿la respuesta la tendrá el General Rangel Briceño quién fue el que se negó cumplir la ORDEN del TSJ?

2. La vigente Ley de Seguridad Social es clara en su artículo 32 en cuanto lo que corresponde como beneficios remunerativos a los profesionales militares en situación de retiro y a los familiares sobrevivientes, pero todos los administradores de nuestra seguridad social, desde los ministros de turno hasta los presidentes de la Junta Administradora del IPSFA han hecho con esa ley lo que les ha venido en ganas sin que, hasta la fecha, haya sido posible hacerles entender y aceptar que ellos no están por encima de la ley ni son sus intérpretes para aplicarla según su parecer. Así tenemos que desde el año 2005 el General Torres Chávez en una interpretación muy particular del Decreto Presidencial sobre la Bonificación de Fin de Año, así como el no acatamiento de la Ley ni de la Directiva de Remuneraciones emitida por el MPPD, decidió pagar esa Bonificación bajo su interpretación de que los militares profesionales en situación de retiro y los familiares sobrevivientes eran jubilados de la Administración Pública y no jubilados ni pensionados de la Fuerza Armada Nacional, ocasionando un grave y muy alto daño en nuestro patrimonio familiar. Esa arbitrariedad ha permanecido en el tiempo y el sucesor de Torres Chávez la continuó aplicando.

3. El citado artículo 32 establece que los beneficios y aumentos que se concedan al militar en servicio activo también corresponden a los militares profesionales en situación de retiro y familiares sobrevivientes, sin embargo desde el año 2004 se está cometiendo una arbitrariedad y una discriminación porque a los militares en servicio activo les pagan una Prima de Profesionalización y se les niega a los militares en situación de retiro y a los familiares sobrevivientes.

4. Aún existen pensiones inferiores al salario mínimo en franca violación a lo dispuesto en la Carta Magna de la República.

5. Recientemente se hizo un ajuste a varias primas complementarias e inicialmente era a partir de marzo del presente año y así fue pagado a los militares profesionales en situación de retiro y familiares sobrevivientes, pero informaciones recabadas indican que a los militares en servicio activo le pagaron esos ajustes a partir del mes de enero de este año, ¿por qué la discriminación y violación del artículo 32 de nuestra LSS?, ¿usted recibió ese pago retroactivo al mes de enero?

6. Existen deficiencias en el suministro de medicinas; en la atención médica y no por falta de calidad de los galenos, sino por el exceso de pacientes que están obligados a atender; falta de equipos bien sea por no haber sido dotados o por falta de mantenimiento.

7. Por último, ciudadana Ministra, existe una mamadera de gallo (disculpe lo procaz de la expresión) con la Ley Orgánica de Seguridad Social de la Fuerza Armada Nacional (Art. 328, final). El  Ministerio que actualmente usted rige presentó en 2012 una propuesta de LOSSFAN a la Comisión Permanente de Defensa y Seguridad, esa propuesta era en extremo deficiente y excluyente y su centro estaba en lo remunerativo. Pues bien, durante varios meses hicimos un trabajo, tutelado por los Diputados William Fariñas y León Heredia, y logramos diseñar un proyecto de LOSSFAN que ‘más o menos’ satisfacía un alto porcentaje las necesidades de seguridad social, pero ese trabajo, al final, fue alterado y transformado en una especie de ‘contrato colectivo’ según opinión de otro Diputado del PSUV, integrante de esa Comisión Permanente.

Ciudadana Almirante en Jefe Carmen Teresa Meléndez Rivas, Ministra del Poder Popular para la Defensa: los problemas de nuestra seguridad social no se solucionan con una Gran Misión ya que esa alternativa es temporal, como misión que es; la solución de nuestros problemas de seguridad social está:

1. En el cumplimiento de la disposición Constitucional que ordena la elaboración de una verdadera Ley Orgánica de Seguridad Social de la Fuerza Armada Nacional.

2. Cumplir, por los momentos, con la actual Ley de Seguridad Social.

3. Restituir los derechos y los beneficios socio-económicos conculcados a los militares profesionales en situación de retiro y a los familiares sobrevivientes.

4. Erradicar las arbitrariedades en contra de nuestra seguridad social y tomar las medidas legales en contra de quienes ejecuten esas arbitrariedades así sea un General o un Almirante ya que ellos no están por encima de las leyes, reglamentos, Decretos Presidenciales ni disposiciones emitidas por su Despacho.

5. Designar personal con sensibilidad social para ocupar cargos relacionados con nuestra seguridad social. Recuerde que usted también será beneficiada durante su servicio activo, pero aún mucho más cuando pase a la situación de retiro.

Recuerde lo que dijo el Libertador Simón Bolívar el 27 de junio de 1825:



LLAMARSE JEFE PARA NO SERLO,

ES EL COLMO DE LA MISERIA



ES JUSTICIA QUE ESPERAMOS DESDE ENERO DE 2002.

¿USTED HARÁ QUE ¡AL FIN! TRIUNFE LA JUSTICIA?

¡USTED DECIDE, NOSOTROS JUZGAREMOS!
Julio, 06 de 2013