LEDHERMAN

¿Qué hay detrás de ese cambio desde el Banco Industrial hacia otros bancos del Estado?


Coronel (Ej-Ven) Manuel A Ledezma Hernández


I

¡No lo sé!, pero el refrán dice: “Piensa mal y acertarás”.
Pues bien, la experiencia en cuanto a las decisiones, órdenes, decretos, normas jurídicas, etc., que toma o dicta esta des-Administración Nacional confirma la esencia del refrán antes recitado.
El IPSFA no escapa de esas sospechas, gracias a sus decisiones viscerales, sin análisis alguno, o al menos eso se deduce, porque sus “decididores” (Así) lo hacen sin medir las consecuencias y ni siquiera se detienen a revisar cuánto daño pueden ocasionar, en especial a sus afiliados de la llamada Tercera Edad y que ese Instituto denomina hipócritamente “Años Dorados”.
Pero, ¿por qué ésta des-Administración Nacional, incluyendo al IPSFA cómo ente del Estado, traiciona o perjudica a sus ciudadanos?, creo que lo hace sólo por el posible – y muchas veces alcanzado – propósito de obtener algún beneficio oportunista cuando deja de cumplir un acuerdo tácito o explicito; cuando se conculcan impunemente nuestros derechos o cuando se suspende arbitrariamente algún beneficio o norma que nos ayuda a mantener una mejor calidad de vida y cuyo incumplimiento favorece al funcionario que está obligado a cumplir y respetar esos derechos y las normas establecidas.
Frente a este comportamiento generalizado de los des-administradores la única actitud razonable es creer que, si pensamos mal, acertaremos en el verdadero propósito de sus decisiones y actos y quizás podamos protegernos y sobrevivir en este seudo sistema de gobierno groseramente corrupto como el actual.

II
Recientemente el IPSFA notificó, a través de su página web, que: “…la plataforma del Banco Industrial de Venezuela, dejará de prestar servicios a esta Institución…”, y exhorta a los militares profesionales EN SITUACIÓN DE RETIRO y familiares sobrevivientes para que hagan el cambio de cuentas a los bancos públicos de su “preferencia” que menciona, específicamente: banco Venezuela, BANFANB o banco Bicentenario. Este cambio deberá realizarse antes del 15 de abril 2015.
Revisemos y analicemos algunos aspectos.
Fíjese en algo que resulta curioso y muy particular:

1. El banco Industrial no es un banco cualquiera ya que él nace por ley del Congreso Nacional el 23 de julio de 1937, por lo tanto también es un banco del Estado.
2. En varias oportunidades ha tenido severas pérdidas y el Estado ha tenido que acudir en su auxilio para su recuperación. Ésta situación parece que se repite en este momento, pero sólo son rumores.
3. Cómo banco creado por ley no puede ser liquidado de la misma forma que se liquida un banco comercial cualquiera. Su liquidación debe pasar por la anulación de la ley que lo creó.
Ahora bien, es posible que su plataforma informática haya quedado algo obsoleta e ineficiente, lo cual está siendo aprovechado por el IPSFA para usar a este banco como “cabeza de turco” para lograr su propósito final que es el trasladar todas las cuentas de pensionados a un banco del Estado y al mismo tiempo hacer creer al pensionado que se le está dando “libertad para seleccionar el banco de su preferencia” y que no es una imposición orientada a un banco específico, lo cual generaría más sospechas.
4. Lo que sí creo es que, quizás entre las mentes diabólicas que gerencian al IPSFA, alguna de ellas recomendó lanzar un globo de ensayo y recurrió al banco más débil y prácticamente desconocido (banco Industrial) para lograr, poco a poco, la migración de todas las cuentas de nómina a los bancos del Estado que el mismo IPSFA menciona en su notificación.
5. De esa forma, los que hacen y deshacen en el IPSFA, cumplirán la orden del muerto-vivo, que aman y veneran, de sacar todo el dinero del IPSFA de la banca comercial. ¿Recuerda usted cuando el individuo fallecido sin prueba de tal deceso, en cadena de radio y televisión se lo ordenó, bajo amenaza de destitución, al presidente del IPSFA de esa oportunidad?
6. Recordemos que el IPSFA, recientemente, pretendió autoritariamente pasar nuestras pensiones al banco Bicentenario. Ese empeño no ha cedido, sigue latente, pero aprendió la lección y desea evitar el desbarajuste que se le presentó en aquella oportunidad.
Ese cambio fue imposible gracias a que hubo unión entre los militares profesionales EN SITUACIÓN DE RETIRO que reclamaron enérgicamente ¡porque todos estaban afectados!
7. ¿Qué sucede ahora y qué es lo que está haciendo este oficial almirante, que nos irrespeta cada vez que quiere y cómo le da la gana?, ¡sencillamente hace una prueba, un globito de ensayo!, para medir la reacción de aquellos que estamos en SITUACIÓN DE RETIRO.
¿Con quienes realiza la prueba?, ¡con los menos numerosos!, aplicando aquello de “divide y vencerás”.
Trataré de explicarme. Todos los activos reciben su remuneración a través del BANFAB, solo quedamos los que estamos en SITUACIÓN DE RETIRO, y los familiares sobrevivientes, recibiendo nuestras pensiones a través de otros bancos, ¿y quienes conforman el grupo menos numeroso dentro de los pensionados?, ¡los de la Fuerza Aérea!, (Así), aquella Fuerza Aérea Venezolana de un 10 de diciembre, de esta forma, maquiavélicamente, afecta a un muy pequeño número de personas que pasará desapercibido, logrando adicionalmente que los demás pensionados con cuentas en otros bancos se sientan seguros y sin un motivo para protestar ignorando, éstos, que sólo será cuestión de tiempo para que les apliquen la misma medida.
Lo más lamentable de todo es que esa des-administración del IPSFA sí lo va a lograr porque nosotros, los militares profesionales EN SITUACIÓN DE RETIRO Y LOS FAMILIARES SOBREVIVIENTES seguimos desunidos, apáticos, indolentes ante lo que le sucede a nuestros compañeros; insistimos en creer que “eso no me sucederá”, o que “eso no me afecta y por lo tanto no es problema mío”.
El IPSFA es una caja sin fondo; su organización “está tan bien desorganizada” que lo convierte en un ente inauditable en donde todo aquél que trabaje allí, si le da la gana, puede sacar provecho personal sin ninguna consecuencia.
Hace años la empresa KPMG (creo que así se llama) hizo una auditoría a solicitud del propio IPSFA y el resultado que arrojó fue INAUDITABLE”.
El IPSFA ya no es un instituto de previsión social, ahora es un instituto generador de recursos mayoritariamente para quienes laboran en él y portaviones – artilugio apropiado por estar, en este momento, en manos de un marino – para obtener ascensos y para “otras actividades”.

III
Ese cambio de banco afectará terriblemente a quienes reciben la pensión a través del Banco Industrial de Venezuela y son residentes en el exterior porque tendrán que hacer nuevos y engorrosos trámites ante el nuevo banco y ¡CENCOEX!, a los efectos de remesa de la pensión que, de por sí, ese ente regulador de divisas retarda injustificadamente e inclusive anula sin consideración alguna pensión según el criterio y el humor biliar de alguno de sus funcionarios, al extremo de exigir a algunos residentes en el exterior su “Movimiento Migratorio”, a pesar de que esas personas presentan fotocopia del pasaporte donde, lógicamente, deben estar registradas las entradas y salidas hacia y desde Venezuela.
Prácticamente estos compatriotas tienen, por orden del CENCOEX, una inminente prohibición de entrar al país, bajo ninguna razón o circunstancia, so pena de exponerse a perder el derecho de recibir su pensión en el país de residencia, ¡aun cuando presenten los documentos expedidos por la Embajada o el Consulado venezolano que corresponda!

IV
¡Alguien tiene que hacer respetar nuestros derechos y obligar a esos funcionarios a que cumplan con sus obligaciones!, ¡ellos no son jefes, jefecitos, o jefesotes, ellos son servidores públicos y se deben a nosotros!, pero si nosotros no nos damos nuestro puesto y exigimos, entonces ellos seguirán jugando al futbol con nuestras cabezas.
Ojalá me equivoque en mis apreciaciones.

V
Por último les recuerdo a esos funcionarios déspotas, abusadores y firme creyentes de su inmortalidad e inamovilidad laboral, así como de su impunidad, otros dos refranes que he unido en uno solo:

“A cada cochino le llega su sábado, y verdugo no pide clemencia”

¡Y ESTAMOS AL MEDIO DÍA DEL VIERNES Y SE APROXIMA LA CELEBRACIÓN DE LA TOMA DE LA BASTILLA!

A buen entendedor…
Febrero, 02 de 2015