LEDHERMAN





ACERCA DEL RESPONSABLE Y DEL CULPABLE

-La Promesa de Fidelidad ante la Bandera Nacional (PFABN) nos dice quién es el Responsable y quién, el Culpable de la Situación Actual-




Cap. Nav.  Javier A. Sánchez Pereira


 

I

Tú, Militar en Situación de Actividad; efectivo, no funcionario.
¿Has visto cómo, con el pasar de los años,
los dos presidentes habidos, de esta llamada V República,
se han burlado de la Constitución?
¿Has visto cómo, con el apoyo obediente de los otros Poderes Públicos,  llevaron a tu País, tu Nación, tu Patria,
 a una situación de indefensión social, económica y sanitaria,
donde nunca hubiésemos creído que pudiera estar?

II

¿Sabías que mientras tu devenir se "enrutinaba"
en el alistamiento para la Defensa de la Patria,
manteniendo el apresto militar y la capacidad de reacción de tu unidad, conservando tus armas y equipos en las mejores condiciones posibles,
 montando guardia o en Misión de Estudios, en fin,
mientras “cumplías con tu deber”…., algo se te olvidó?

III

¿Recuerdas el día en que te hiciste Militar para el resto de tu vida;
el día en que te graduaste de Oficial de la Fuerza Armada Nacional,
el día en que hiciste una "cierta" Promesa ante la Bandera Nacional y
luego, escuchaste las notas de “El Toque de Oración"?
¿Recuerdas qué fue lo que prometiste?
Fue lo mismo que, cuando al iniciarte como Cadete,
al recibir la Daga Militar o el “Cuteau” Naval, prometiste.
Si, la misma Promesa. Aquella que todas las mañanas,
en la primera formación del día, recordabas
con las notas de “El Toque de Oración".

IV

"Cuando el Clarín de la Patria llama,
hasta el llanto de la madre calla"
nos dijo Andrés Eloy y viste la profundidad de tu Promesa.
Sin embargo, algo quedó solapado, algo pasó desapercibido y
 no lo quieres recordar.
Algo que, de acuerdo a las circunstancias,
es tanto o más importante que la Patria misma.

V

¡No, no te confundas!
 La Patria es primero; eso lo sabe hasta un párvulo.
 “Defender la Patria hasta perder la vida” nada tiene de extraordinario;
llegado el  momento el mismo niño también lo haría, pero
sigues olvidando algo: ¡Algo muy importante!
Tú, como Militar, eres
”El Guardián de la Libertad de los ciudadanos de tu Patria”.
Pareciera que no te has dado cuenta de ello.

VI

La Promesa, tu Promesa, hace mención a la Patria y a las Instituciones;
éstas, con un mal "padre" adoptivo y una "madre" que las cobija,
actúan como huérfanas sin control.
La madre, a quien el padre de turno promete “Respetar y Hacer Respetar",
constantemente es “Violada, Irrespetada, Desautorizada y Agredida” por éste,
con la anuencia y complicidad de sus hijas y tu deshonrosa Indiferencia:
La Constitución es la madre; “La Madre de las Instituciones”.
Las Instituciones, sus “hijas”, están contenidas en ella.

VII

Tú, Militar, prometiste “Defenderlas hasta perder la vida” pero,
 conforme con tu rutina, te niegas a ver tu entorno.
Olvidas tu Promesa y no vigilas al Presidente de la República quien,
al asumir la responsabilidad de Administrar el Estado, Desarrollar al País y Guiar a la Nación, prometió “Respetar y hacer Respetar la Constitución y las Leyes” pero, ya “casado” con la Constitución Nacional, actúa como mal “Padre adoptivo” e incumple su Promesa; él mismo se deshonra.
Es “el Enemigo a vencer”

VIII

¿Sabías que si las Instituciones son permisivas,
la Constitución será violada?
¿Sabías que si la Constitución es violada,
el Estado de Derecho desaparece?
¿Sabías que si el Estado de Derecho desaparece,
la Libertad de tú Nación se pierde?
¿Sabías que si la Libertad de tu Nación se pierde,
la diáspora termina por degradar al País?
¿Sabías que si la diáspora termina por degradar al País
la concepción de Patria se desvanece?

IX

¡Claro! Tampoco pareces darte cuenta; 
estás preparándote para Defender la Patria, para la guerra y, mientras tanto:
 El Estado Republicano actúa sin control.
El Estado de Derecho se resiente.
La producción pierde productividad.
Los servicios se degradan y se deterioran.
La economía se destruye; el petróleo baja y el Dólar sube.
La corrupción envilece y el lumpen campea por todos los predios.
El hampa se adueña de las calles.
Los ciudadanos, temerosos, se resguardan temprano.
Los valores y principios que nos definen, ceden ante la impunidad.
Los profesionales y los jóvenes buscan, fuera, mejores oportunidades.
La Patria ya no es la Patria.

X

¡Tú eres un ciudadano!
No un ciudadano común porque eres un Militar.
para ser Militar prescindiste de algunos derechos que
 el común, ni de v.., renunciaría a ellos.
La Constitución Nacional y las Leyes merecen el respeto de todos y
tú estás en el deber de “Defenderlas hasta perder la vida”.
Es una cuestión de honor, de Honor Militar.
También prometiste “… no abandonar nunca a vuestros superiores”:
El Presidente de la República y Comandante en Jefe de la Fuerza Armada
 será tu superior, siempre y cuando su deber sea cumplido
“Respetando la Constitución Nacional y las Leyes” porque, en ello le va su honor.
Tus Superiores Militares lo serán,
siempre y cuando cumplan con su Misión Personal.

XI

Recuerda siempre y sin dudar:
 “No puede ser Militar el cobarde,
el que carezca de dignidad, pundonor,
ni el de relajada conducta
 pues, mal puede ser guardián de
 la Libertad, Honra e Independencia de su Patria,
quien tenga miedo de sacrificarse por ella y
ultraje sus armas con infames vicios”.

XII

Interioriza, también:
¡Nadie, que no sea el Presidente de la República,
es capaz de irrespetar o permitir irrespetar, la Constitución Nacional!
¡Nadie, que no sea el Militar,
está obligado a dar la vida en Defensa de las Instituciones!
Por eso te hiciste Militar y te consagraste al servicio de la Patria.
Piensa en todo esto y encontrarás al Responsable.
Medítalo bien y te sorprenderás al encontrar al Culpable.


XIII

Analiza y comprende:
La Fuerza Armada Nacional es la contemplada en la Constitución Nacional; no otra.
La Misión de la FAN le es dada por la misma Constitución Nacional y
tú eres el vehículo para cumplirla.
Como Militar tienes una Misión Particular, diferente a la de la FAN:
“Cumplir la Promesa de Fidelidad ante la Bandera Nacional”.
Ello es el basamento del Honor Militar.
Ser Presidente de la República, es algo circunstancial.
Ser Militar, es vocacional.
¡NO CAIGAS EN DESHONRA,
MANTEN LIMPIO TU NOMBRE!

Cap. Nav.  Javier A. Sánchez Pereira
CI-V-2129898
04 de marzo de 2.016