LEDHERMAN




HOY NACIÓ UNA VOZ

Coronel (Ej-Ven) Manuel A Ledezma Hernández

Efectivamente, hoy 20 de septiembre de 2016, salieron del anonimato un grupo de personas muy importantes, indispensables en nuestra vida militar, nuestros soportes y consuelos cuando las cosas no nos iban muy bien, nuestros reemplazos en el hogar que se ocuparon de educar, proteger, cuidar y formar a nuestros hijos durante nuestras largas ausencias, personas que nos permitieron cumplir con nuestro deber sin tener muchas preocupaciones; personas que siempre han estado allí, dispuestas y decididas; personas que, sin su ayuda y sacrificio callado, no hubiésemos podido salir airosos en nuestra profesión. Sin embargo, esas personas siempre han sido relegadas al anonimato y muchas veces usadas como figuras decorativas o para desempeñar funciones subalternas en algún tipo de comité.
Seguro estoy que usted ya identificó quienes son esas personas y no son nada más ni nada menos que nuestras cónyuges. ¿Me equivoco?, sabemos que no porque una mínima retrospección nos confirmará lo dicho; algunos la perdimos por designios de la vida, otros porque no supimos valorarlas en todas sus dimensiones y otros porque, bueno, no todo es absolutamente perfecto.
Desde la promulgación de la nueva Ley Orgánica de Seguridad Social de la FAN se ha presentado una situación de discriminación debido a una interpretación no ajustada a lo que el legislador plantó en dicha ley. Me refiero el derecho de acrecer, como una progresividad a un derecho ya adquirido, que dicha ley ordena para los familiares sobrevivientes, muy especialmente para las cónyuges, que existían antes del 29 de diciembre de 2015.
Pues bien, en el día de hoy fue publicada una CARTA ABIERTA cuyo contenido es el siguiente:



Es tal la importancia de este suceso que, el Director del diario Últimas Noticias publicó, en su espacio, Cartas al Director, página 4, un resumen casi completo de dicha carta, lo cual garantiza su lectura sí o sí.
Adelante damas guerreras como Juana de Arco; damas, dignas, decididas, irreductibles como Luisa Cáceres Arismendi.
¡Sigan adelante! Ya dieron el primer paso, el fundamental y el más atrevido, de aquí en adelante ¿qué puede pasar?… solo una cosa, ¡alcanzar el respeto que le han escatimado durante mucho tiempo!
Falta mucho camino por recorrer porque son muchas cosas, inimaginables en este momento y temprana edad, que pueden lograr.
¡Algunos tendrán que “amarrarse los pantalones muy bien amarrados”!

Septiembre, 20 de 2016