LEDHERMAN



Reconocimiento y apoyo moral

Coronel (Ej-Ven) Manuel A Ledezma Hernández
Creer que un enemigo débil no puede dañarnos es creer que una chispa no puede causar un incendio.
Moucharrif ed-Din Saadi (o Sadi)
(c.1193-c.1290); poeta persa

Siempre vemos en internet quejas airadas, más que justificadas, sobre la violación de nuestros derechos y beneficios socioeconómicos; preguntas tales como: ¿qué pasa con nuestra Ley de Seguridad social?, ¿es que nadie hace algo?; así como burlas, muy merecidas, por ese ridículo aumento en nuestra remuneración básica; protestas por el insuficiente abastecimiento de medicina y las arbitrariedades de la farmacia proveedora y del IPSFA quienes se arrogan el derecho de cambiar un medicamento sin consultar al médico tratante; la mala atención en los hospitales militares debido a la saturación de los servicios y el tiempo de los galenos; los descuentos arbitrarios aplicados a nuestras remuneraciones; el silencio y la indiferencia de quienes administran o son responsables de nuestra seguridad social; etc., etc.
Paréntesis
Para muestra basta citar el engaño de los Diputados de la Comisión Permanente de Defensa y Seguridad, tanto del PSUV como de los ‘multicolores’ aglutinados en la MUD, especialmente en las personas de su presidente y de su vicepresidente, quienes nos mantuvieron durante varios meses del año 2012 trabajando un proyecto de LOSSFAN “…para presentarlo y aprobarlo antes de las vacaciones navideñas de ese año, porque así lo desea el…”, ¡FALSO!, jamás les interesó ni les interesa, ni a ‘rojos’ ni a ‘multicolores’, la consideración y aprobación de nuestra LOSSFAN ¡Y MENOS MAL QUE NO LES HA INTERESADO!, porque el ‘mamotreto’ o ‘contrato colectivo’ como lo bautizó el Diputado Luis Camargo solo es eso: un mamotreto subproducto de la adulteración del trabajo realizado. Es más…, el ‘desaguisado’ con nuestra LOSSFAN es tan grande que en la Secretaría de la Comisión de Defensa informan que la ley “está en la AN a la espera de su inclusión en agenda para su discusión”, pero, según informaciones recibidas, el mismo presidente de esa Comisión Permanente hizo llegar a Mindefensa nuestro trabajo para que fuera “revisado” por ese Ministerio quién designó a un grupo de Oficiales para esa tarea, incluyendo a un Coronel retirado, abogado, que logró ingresar en ese equipo y que jamás ha trabajado en el área de seguridad social, pero que sí sabe aprovechar el ‘trabajo de los cachicamos’
Retomo la idea de las líneas iniciales.
Todos, ~activos, retirados, familiares inmediatos y familiares sobrevivientes~ estamos conscientes de todas esas deficiencias y abusos que hacen perder los estribos y entonces vociferamos, derramamos ríos de teclas por internet y arrojamos pestes y culebras verbales, pero cuando se nos invita a participar en una actividad que busca cimbrar, si es que eso es posible, a esos administradores y responsables (así, como se oye al leerla ‘de corrido’) de nuestra seguridad social, entonces culipandeamos.
Es el caso de una convocatoria que desde hace varios días circuló por internet para realizar una concentración, pacífica, frente a las diferentes sedes del IPSFA ubicadas en todo el territorio nacional, incluyendo la sede principal, ¿cuál ha sido la reacción?, ¡silencio, rechazo y distanciamiento de la gran mayoría! Algunos alegando que los militares no protestamos, algo incongruente si tomamos en cuenta todo lo que dicen por internet; otros insistiendo que esa no es la vía y que la correcta es notificar por escrito, a quien corresponda, para que solucione las irregularidades, olvidando éstos proponentes que se han escrito resmas y resmas como para llenar dos o tres camiones del aseo urbano donde parece que van a parar esos escritos; otros no aceptan que sea un subalterno jerárquico quién liderice la convocatoria, que sea quién dé la cara y se haga responsable de las acciones. ¡Por Dios, ni lavan ni prestan la batea!
Afortunadamente sí existen profesionales militares ‘que no se les hace agua el guarapo’ y en el día previsto se cumplió con lo anunciado:
  No tuve ninguna participación en esa actividad; no asistí a esa convocatoria, ya lo he hecho en múltiples oportunidades y considero superada esa etapa porque la próxima tendría que ser…
Reciban, de mi parte, señores Sargentos Profesionales, mi apoyo y reconocimiento por la acción llevada a cabo y permita el Sumo Creador que esos ‘administradores’ de nuestra seguridad social oigan y tomen conciencia de la situación y que por un momento dejen de lado ‘sus negocios’ y presten más atención a ese grupo humano que está padeciendo lo de Caín.
Agosto, 30 de 2013