LEDHERMAN



Mensaje de Fin de año 2013
¡Bienvenido 2014!

Coronel (Ej-Ven) Manuel A Ledezma Hernández

Siempre es lo mismo. Cada final de año nos quejamos del año que culmina; generalmente lo reprobamos y centramos todas nuestras esperanzas en el año que comienza; esto no está del todo mal, pero nos olvidamos que el “año” no es quién hace que las cosas que nos suceden sean “malas” o “buenas”.
Siempre olvidamos lo más importante que nos ha sucedido durante ese año que culmina y eso no es otra cosa que ¡estamos vivos y podemos continuar disfrutando de la compañía de nuestra familia, nuestros hijos y su extensión en nuestros nietos; recibimos y dimos amor!
Es cierto, algunas cosas no salen o resultan como lo deseamos, pero ¿es culpa del “año” que termina?, ¿no tendremos nosotros alguna “participación” para que esas cosas no hayan resultado como lo deseábamos?
Somos responsables de crear las condiciones para lograr nuestros propósitos. Si deseamos algo debemos esforzarnos, luchar, por conseguirlo, nadie lo hará por nosotros.
2014 puede ser propicio para crear oportunidades; proyectar nuestros pensamientos y deseos positivos; como persona y como pueblo ejercer nuestro liderazgo innato en provecho nuestro, de nuestras familias y de nuestro país; crear conciencia de una verdadera sociedad unida; superarnos a nosotros mismos; decidir la concreción de planes que permitan corregir nuestros errores y seguir adelante con paso firme para acabar con el mal que desea arroparnos; ser leales a nuestros principios morales, éticos, con la sola intención de nuestro bienestar y el de nuestros seres amados, amigos, compañeros, en fin, bienestar de todos y cada uno de los que habitamos esta Tierra de Gracia, que pareciera olvidada por nosotros con nuestra conducta indiferente, sumisa, conformista; disponernos a correr riesgos necesarios e indispensables para alcanzar nuestras metas, cualquiera que ellas sean; evitar que se concrete el despotismo, la tiranía; rechazar de cuajo la descalificación a la cual parece que nos hemos acostumbrado; evitar la superficialidad y concentrarnos en lo que en realidad conviene a cada uno y a todos como una sola entidad, porque si continuamos aislados y con banalidades nunca vamos a prosperar y mucho menos superar esta negra etapa en nuestra historia; suprimir el respeto excesivo por lo que disponen autoridades que ya no son legítimas, así como el excesivo respeto y casi idolatría por esos pseudo líderes mojigatos y cobardes que intentan manipularnos.
Tendremos por delante: doce meses, 52 semanas, 365 días, 8.760 horas, 525.600 minutos, 31.536.000 segundos para crear nuevas oportunidades; retar y aceptar desafíos; alcanzar nuestras metas; lograr los cambios necesarios e indispensables; dar y recibir amor y bendiciones; ¡VIVIR!
Pareciera que esas unidades de tiempo nos indican que disponemos de ‘mucho tiempo’, más que suficiente para todo lo que he indicado y mucho, mucho más; ¡pero no nos engañemos!; algunos quedaremos en el camino entregando la bandera a quienes nos siguen; además, aunque así no suceda, sabemos por propia experiencia que ¡el tiempo pasa demasiado rápido, mucho más de lo que en verdad logramos darnos cuenta!, así que disfrutemos y aprovechemos de cada segundo que nos corresponda, hagámoslo por nosotros mismos, por todos los que amamos y por aquellos que conviven en este País. Asumamos nuestra responsabilidad para con Venezuela, Tierra de Gracia
Que el Señor Todopoderoso, cualquiera sea la percepción que usted tenga de Él, lo ayude a alcanzar sus buenos propósitos, lo proteja junto a su familia y seres amados cubriéndolos con su Manto de Bendiciones.
Mientras tanto, quizás seamos, nuevamente en 2014, compañeros en el camino, “aunque ladren los perros”.
Salud, felicidad y la Bendición para usted y su honorable familia.
Diciembre, 31 de 2013