LEDHERMAN



PATRIA DE SUEÑOS PERDIDOS
¡Es contigo, militar activo o retirado!
¡Es contigo, venezolano honesto!

Coronel (Ej-Ven) Manuel A Ledezma Hernández

Patria de sueños perdidos. Agonizas bajo el yugo de ideas absurdas e ideología fracasada.

Perdiste el orgullo de antaño que te llevó a liberar naciones y crear otra.

¡Estás perdiendo tu futuro!,…si es que ya no lo perdiste.

Te pierdes Patria mía, patria tuya, por el silencio y la ausencia de tus hijos.

Te pierdes porque tus hijos, en especial tus soldados, olvidaron quién fuiste.

Te pierdes porque tus hijos se resignaron a perder la esperanza de quién puedes ser.

Tristeza y soledad se avizoran en tu horizonte.

Perdiste tu historia y poco a poco pierdes tus raíces.

Patria,… existes porque los mapas aún llevan tu nombre para decirte: ¡Aquí sigues, este es tu lugar en el mundo, no lo pierdas, de ti y de tus hijos depende que lo sigas ocupando o desaparezcas definitivamente bajo otras banderas o bajo el ostracismo!

Tus hijos, todos, divididos y sin luchar, te han entregado a tus antiguos enemigos.

Tus hijos y tus soldados, cobarde y acomodaticiamente para cada uno de ellos, te han entregado… ¡te han perdido!, obligándote a sucumbir en un profundo abismo de miseria, penurias, anulación de tu identidad.

Abismo donde los más insignificantes países se atreven a insultarte, vejarte y usurpar tu patrimonio.

Acudo a tu glorioso pasado; te invoco Patria mía, Patria de mis hijos, Patria que de mis nietos y sus hijos serás… ¡ARRIBA HAY QUE DESPERTAR Y REACCIONAR!

¡DESPIERTA “HEREDERO DE NUESTROS LIBERTADORES”! ¿Hasta cuándo permitirás que la “planta del insolente invasor hoye nuestro suelo” humillando a esta “Tierra de Gracia”, incitado, apoyado, por la inquina de funcionaros rojos y la de multicolores ‘MUDos’ aspirantes predadores?

Tú, Patria mía, eres mi hogar, desde los Andes hasta el Esequibo; desde el Caribe hasta el nacimiento del majestuoso Orinoco ¡Y MÁS ALLÁ SI ALGUIEN LLEGARA A DUDAR DE TU DERECHO A EXISTIR LIBRE E INDEPENDIENTE!

Patria dividida es patria destruida; tenemos que reconstruirla; ¡juntos,… hombres y mujeres honestos,… soldados o no! y que los responsables de tu tragedia, por acción u omisión, en el presente o en el pasado, paguen con prisión toda su maldad y despropósitos.

Vamos, todos, a dar la batalla por esta “Tierra de Gracia”, por nuestros padres, por nuestros hijos, por nuestros nietos y por su descendencia eterna.

Que el rayo y el trueno del Catatumbo nos iluminen, nos orienten y enciendan el fuego indómito de antaño en nuestros corazones para hacer renacer la Patria y ocupe su lugar de privilegio en el concierto de las naciones libres.

Despojémonos de fanatismos absurdos, obcecados, desechemos esos “lideres” de ambos bandos que tanto daño han causado a esta Patria, tu Patria, que ellos quieren confiscar para su provecho particular.

¡VENEZUELA, PATRIA MÍA, CUÁNTA FALTA TE HACEN TUS HIJOS DE OTRORA!
Enero, 04 de 2014