LEDHERMAN




LA CULPA ES DE LOS MILITARES


Coronel (Ej-Ven) Manuel A Ledezma Hernández

“En tiempos de bonanza todos olvidan a Dios y desprecian al soldado, pero en tiempos de calamidad todos ruegan a Dios y se amparan en el soldado”

Con un poder absoluto hasta a un burro le resulta fácil gobernar
Conde de Cavour
Camillo Benso (1810-1861)
Político italiano.


Hace varios días alguien publicó en un foro, por internet, así sin ninguna motivación inicial, sin ninguna explicación, el siguiente mensaje:

“Lamentablemente la culpa es de los militares quienes tienen sometido al pueblo venezolano a punta de bayonetas. Esto se acaba cuando ellos apunten sus armas contra este desgobierno.”

¿Tendrá razón quién escribió eso?
Si nos despojamos de cualquier tendencia, pensamiento o influencia partidista tendríamos que decir:

¡NO tiene razón!…pero… ¡SI tiene razón!

¡Vaya galimatías!, ¿cómo puede ser una cosa negativa y positiva al mismo tiempo?

¡NO tiene razón…!

Porque eso es imposible en una Fuerza Armada que se respete, que cumpla lo que le ordena la Constitución Nacional de su país y que sus integrantes sean verdaderos soldados al servicio exclusivo de la Nación.
La Carta Magna de la República de Venezuela es muy clara en cuanto a la Fuerza Armada Nacional (FAN) y así lo dice en los excesivamente citados artículos 328, 329 y 330.
Según esos artículos la Institución Fuerza Armada Nacional (FAN) tiene, prácticamente, una Gran Misión General* cuya mínima expresión es:

“Defender la patria”

Siendo esto así, la FAN** no existe, no fue creada, ni es sostenida por los ciudadanos, para poner o quitar “gobiernos” y “gobernates”. Los gobiernos y los gobernantes surgen y existen por la voluntad popular a través del ejercicio soberano del voto.”
Esto nunca lo ha tenido claro el venezolano porque, cada vez que no está de acuerdo con el gobierno, o gobernante de turno, achaca la culpa a los militares olvidando que fue él, ese venezolano, o grupo de venezolanos, el único responsable de que exista ese gobierno o que sea “ese gobernante” quién esté al frente del Ejecutivo Nacional.
Es cierto que, con la actual Constitución, los militares en servicio activo tienen derecho al voto; al fin y al cabo son tan ciudadanos de este país como cualquier otro venezolano que no sea militar; pero ¿cuánta es la incidencia de ese voto en el resultado final de una elección?
Otra cosa en la que no se puede achacar la culpa, o la responsabilidad, a los militares es en el caso de la tan cacareada violación de la Constitución.
¿Por qué?, sencillamente porque ¡eso es responsabilidad EXCLUSIVA de los jueces de la República! según lo ordena el artículo 334 de la Constitución; pero si queremos ‘hilar más fino’ podemos recurrir al artículo 333 que señala, explícitamente, quién es el responsable de salvaguardar la Constitución Nacional en cuanto a su vigencia o su derogación por cualquier medio distinto al previsto en ella[…en la Constitución]
Como podrá ver, en ninguno de esos artículos se hace referencia a la FAN; en ninguno de ellos se obliga a la citada Institución armada esa defensa y protección de la Constitución en exclusividad. ¿Sacrílego lo que expreso?, quizás sí para algunos fanáticos pero, si analizamos fríamente el contenido de los recién citados artículos constitucionales, no existe tal sacrilegio.
Son muchos los que dicen que esta actual des-administración, y quién la preside, es ilegítima, ilegal, porque en realidad no ganó las elecciones presidenciales pasadas, pero ¿acaso ya olvidaron lo que dijo e hizo esa noche el candidato de la MUD presuntamente ganador de esas elecciones?, la memoria del venezolano es muy, muy, corta, ¿acaso ese candidato opositor no fue uno de los primeros en reconocer el ‘triunfo’ del actual ocupante de Miraflores y pidió a sus miles y miles de seguidores que regresaran a sus hogares? ¡Ah, pero la culpa es de los militares!
La MUD jamás ha demostrado, con documentos en la mano, el supuesto fraude y eso nos ha costado a los venezolanos decenas de miles de muertos en apenas dos años; una inflación anualizada que supera ampliamente los tres dígitos; un brutal desabastecimiento y pérdida casi absoluta de la libertad de expresión, salud y calidad de vida.
Hasta aquí me he referido y he exonerado a los militares de cualquier culpa o responsabilidad de lo que sucede, políticamente, en Venezuela como consecuencia de las acciones absurdas y las inacciones de este des-gobierno y su des-administración, por la sencilla razón de que esa Fuerza Armada Nacional que menciona la Constitución, en realidad, ¡NO EXISTE!, porque ella fue reemplazada por una ‘cosa’ que se denomina fuerza armada nacional bolivariana, deformando el contenido del artículo 328 de la Constitución con la anuencia, insisto… en exclusividad, de los Jueces de la República, específicamente el Tribunal Supremo de Justicia… ¡nada más y nada menos!
Cuando los militares han decidido hacer caso a esos que las incitan a deponer gobiernos y gobernantes a través de la violencia son ellos quienes ponen los muertos y la destrucción de bienes de la Nación; luego esos incitadores son los primeros en repudiar los hechos; desprecian a los militares, los insultan y al final son los que se quedan con el poder y el militar, humillado, debe regresar a sus cuarteles ¿y que ganaron?, ¡nada, absolutamente nada, excepto desprecio y calificativos denigrantes!

…pero… ¡SI tiene razón!

Ahora bien, aludiendo al galimatías citado al inicio, LA CULPA SÍ ES DE LOS MILITARES, pero de aquellos militares que pertenecen a la inconstitucional fuerza armada nacional bolivariana y veamos por qué.
Sólo me referiré a hechos un poco… más ‘domésticos’ porque ya resulta inútil insistir en los acontecimientos con la República Cooperativa de Guyana y su pretensión de apropiarse de nuestro Territorio Esequibo; los recientes rugidos de la República de Colombia referidos a nuestros límites en el Mar Caribe; el saqueo de nuestras piedras preciosas en nuestro territorio amazónico; la deforestación y contaminación de nuestros principales ríos por la extracción ilegal de nuestro oro; el robo de nuestro oro ‘azul’ (coltán, cuyo precio hace algunos años estaba, aproximadamente, en US$ 400.000 la tonelada), sólo por mencionar algunas de nuestras riquezas que nos roban, amén del daño al medio ambiente que cacareadamente dice defender esta des-administración mitómana.
Pero es justo hacer una aclaratoria en este punto.
Cualquier responsabilidad de ‘esa’ fanb recae en sus ‘dirigentes’, más no Comandantes, específicamente los ‘Presapes’***, súper abundantes entre los generales, almirantes, coroneles y Capitanes de Navío, que prefieren aceptar dictámenes que perjudican a los ciudadanos, a ellos mismos y su familia; a la Nación como un todo, en lugar de solicitar su pase a la SITUACIÓN DE RETIRO y salvar su palabra de honor comprometida en el juramento ante Dios y la bandera nacional.
Es cierto, indudable, que el militar está obligado a cumplir con las leyes, con las órdenes que se le imparten, pero ese cumplimiento termina si esa ‘obediencia debida’ le hace perder su honor; el prestigio de la patria; si ocasiona daños a sus conciudadanos; si los derechos humanos son violados. Así lo han sentenciado los tribunales internacionales.
Es propicia esta oportunidad para recordar al General Ludwig Beck, Jefe del Estado Mayor General del ejército alemán, 1935 - 1938, en relación a la necesidad de repeler el nazismo:

“El deber de obediencia castrense llega al límite cuando el conocimiento, la conciencia y el sentido de responsabilidad les prohíben la ejecución de una orden”

Por lo tanto el camino digno que le queda al militar profesional es solicitar su separación del servicio activo pero jamás rebelarse en contra de las leyes y órdenes que reciba, ni mucho menos en contra de un gobierno o gobernante electo democráticamente en elecciones libres, ¿acaso la MUD y su candidato presidencial, insisto, no lo reconocieron como tal?, y ¡en dos oportunidades!, la noche en la que el CNE anunció los resultados y posteriormente en una reunión en el Palacio de Miraflores. ¿Ya se olvidó?
Retomando el tema. Los militares que pertenecen a la fuerza armada nacional bolivariana sí tienen la culpa de éste desastre que estamos viviendo porque ellos son los primeros infractores de las normas, decretos y leyes; ellos sí se han creado privilegios ante los ciudadanos no militares cuando pretenden pasar primero sin hacer las inmensas colas que nos obligan hacer para adquirir cualquier alimento, medicina o útil de aseo personal; cuando se abastecen descarada y groseramente de combustible mientras que al ciudadano común le racionan la venta de ese combustible; cuando reprime salvajemente al futuro de Venezuela por reclamar sus derechos, inclusive asesinándolos; cuando son cómplices en la extracción ilegal de nuestras riquezas; cuando son cómplices y partícipes de la expoliación de muestra hacienda pública; cuando son señalados por complicidad o patronazgo del tráfico de drogas y estupefacientes, en fin, cuando son señalados hasta de abuso al obstaculizar el libre tránsito con el propósito de que un reyezuelo uniformado no tenga que ‘calarse’ las trancas vehiculares que se forman todos los días y a cualquier hora gracias a la ineficiencia de quienes des-administran esta pobre y otrora Tierra de Gracia.
¿Es mentira lo señalado?, entonces desmientan estas imágenes:


 ¿Acaso fueron sancionados por ser “bachaqueros”?


VÍDEO


Para finalizar, ¡MOSCA CON UN INTENTO DE “MALVINAZO”!, expediente al que recurrió la Junta de Gobierno de Argentina cuando se convenció de que se le había agotado el apoyo de la ciudadanía. ¡Mosca pues!

Junio, 23 de 2015

* Por favor, no confundir con esas utópicas, demagógicas y propensas fuentes de corrupción llamadas “Misiones”, entre ellas una denominada Gran Misión Negro Primero.
** ¿De verdad existen?
*** Presapes. Sinónimo de servil, fue Primer Ministro del rey de los persas, Cambises (529 a.c.)