LEDHERMAN



I P S F A
Avances y materias pendientes



Coronel (Ej-Ven) Manuel A Ledezma Hernández

Tiempo fuera de servicio por daños gracias al imprevisible racionamiento eléctrico.

La nueva Junta Administradora de nuestro Instituto de Previsión Social, IPSFA, ha estado demostrando, poco a poco, su eficiencia y sobre todo su propósito de recuperar y consolidar nuestra seguridad social, con todo lo que ella contiene. La tarea no debe haber sido fácil, ni sigue siendo fácil, después de tantos años de abandono y expoliación de los recursos destinados para nuestra seguridad y protección social.

Se ha mejorado la distribución y entrega de medicinas. Siempre existirá la inconformidad porque cada quien considera, con justa razón, que su necesidad es más urgente que la de otros; que las medicinas deben ser entregadas en su totalidad, pero olvidamos que éste des-gobierno acabó, y sigue acabando, con todo lo que aún resta en éste país; olvidamos que por su culpa no se consiguen medicamentos y de esa carencia no escapa el IPSFA ni nuestros hospitales militares.

Por cierto el hospital militar “Carlos Arvelo” ha mejorado mucho la atención para el militar profesional, familiares y familiares sobrevivientes. Al igual que el IPSFA aún tiene carencias, pero las está superando. No es descabellado hacer uso de sus servicios, eso contribuirá a que nuestra pobre póliza de seguro pueda rendirnos un poco más.

Se implementó la nueva plataforma. Como muchas cosas, presenta algunas fallas pero ¿acaso todo lo nuevo que se implementa está libre de errores?, ¡pues no, de eso ni siquiera escapa el gigante del software Microsoft! ¿Cuándo esa empresa lanza al mercado un nuevo sistema operativo Windows lo hace en su versión final?, la respuesta es no; esa empresa lanza al mercado una versión gratuita (beta) para que los usuarios la exploren y reporten los errores encontrados ¡y vaya si encuentran errores!; luego de un tiempo, que puede ser de uno a dos años, sale al mercado una versión definitiva, estable, confiable. Pues bien, algo similar sucede con la nueva plataforma del IPSFA y está de nuestra parte ayudar para que ella sea cada vez más eficiente, más sólida, para que nos permita resolver nuestras necesidades desde cualquier lugar del mundo donde nos podamos encontrar.

Ese software fue elaborado por el personal militar venezolano que labora en la Gerencia de Informática del IPSFA y eso es un gran avance porque es producción nacional y no existe dependencia de proveedores externos; además ese personal que labora en esa Gerencia ha demostrado que son eficientes, atentos y dispuestos para resolver los inconvenientes que se le puedan presentar al usuario, a usted, a mí.

Puedo decirle que fui el visitante número 778 que intentó ingresar a esa plataforma; no pude hacerlo porque los datos para ingresar estaban errados de parte del IPSFA, ello generó el bloqueo del número de mi cédula, por medida de seguridad, durante 48 horas. Eso me llevó a reportar la novedad al correo de contacto de informática, con la seguridad de mi parte de que jamás recibiría respuesta, tal y como era la política de las anteriores administraciones (y sigue siendo política de otras dependencias, entre ellas el propio Ministerio de la Defensa. Jamás responden una comunicación), pues bien, mi sorpresa fue que antes de las cuarenta y ocho horas, un día domingo, recibí una llamada del Oficial de guardia en informática IPSFA para atender mi reclamo; confirmo que el trato fue respetuoso, amable y decidido a resolver el percance.

Invito a quienes tengan algún inconveniente con el nuevo procedimiento ponerse en contacto por correo con la Gerencia de Informática, con la seguridad de que será atendido apropiadamente. Claro, no se puede pretender que sea atendido al día siguiente, pero si lo harán entre un término de 48 a 72 horas. ¡También son seres humanos!

Pago oportuno de las remuneraciones y los incrementos. Luego del percance presentado con el banco BANESCO, por su usura, se ha normalizado la situación y estamos recibiendo los pagos en la oportunidad correspondiente, aunque algunos estemos exigiendo que nos paguen preferiblemente los días 20 de cada mes y, si fuera posible los días 15, pero nos olvidamos que nuestra remuneración se recibe por adelantado, es decir, no recibimos pago por mes vencido.

Algo similar sucede con los incrementos y los retroactivos; el pago se está haciendo efectivo en el menor tiempo posible sin olvidar que cada vez que sucede un incremento que genera retroactivo, (siempre sin planificación de parte del Ejecutivo), es necesario recurrir a los créditos adicionales y eso no es aprobado de un día para otro.

Por cierto, desde hace poco tiempo ha circulado por las diferentes redes sociales una información sobre una decisión del TSJ en la cual ordenan pagar la alimentación y la deuda acumulada por ese concepto, para los militares profesionales en situación de retiro y para los familiares sobrevivientes.

ESA INFORMACIÓN ES TOTALMENTE FALSA

Es verdad que en una oportunidad el Almirante en Jefe Maniglia, afirmó, delante de testigos, en su oficina en la Torre Lido, que el dinero para pagar esa deuda había “quedado retenido” en el Ministerio de la Defensa; si el Almirante Maniglia no mintió, ¿por qué él no hizo ese pago si tenía el dinero disponible?; si la razón fuera que no tuvo tiempo, ¿por qué el que lo relevó no lo hizo y así sucesivamente todos los demás ministros hasta el actual GJ Padrino López?

Esa ‘bola’ sobre la decisión del TSJ para el pago de la alimentación es tan ‘cuadrada’, que en un momento llegaron a decir que un Coronel, abogado, ex vocal del ejército en el IORFAN,  conocido por muchos de nosotros, “se encontraba en ese momento en la sede del TSJ para retirar el documento correspondiente”, ¿y usted sabe donde se encontraba realmente ese Coronel?… ¡buscando un insumo médico quirúrgico para un familiar que sería intervenido de emergencia!

Cuando un ocioso de esos que les gusta hablar ‘paja’ vuelva a decir que van a pagar algo fuera de nuestras remuneraciones, ignórelo y la única respuesta que se merece, si es que merece alguna, es: “después que lo gaste, me lo coma, me lo beba y lo ‘evacue’, entonces y solo entonces te creeré”

Pero no todo es color de rosa con el IPSFA, porque tiene varias tareas pendientes, a modo de ejemplo las más urgentes.

I
Informar sobre las gestiones, y sus resultados, que realiza para la remesa de las pensiones a los militares profesionales y familiares sobrevivientes que residen en el exterior.

Estos compañeros de armas y esos familiares sobrevivientes, como lo he dicho en múltiples oportunidades, son personas eufemísticamente llamados “Adultos Mayores”, de la tercera, cuarta, quinta y cualquier otra categoría de edad que quieran inventar, que están pasando crudas necesidades, algunos inclusive han tenido que recurrir a la beneficencia pública en los países donde residen; recibir ayuda de la Cruz Roja de esos países que les suministra algunos comestibles y medicinas.

¿Acaso eso justo con unos compañeros de armas, ahora en situación de retiro así como para esos ciudadanos familiares sobrevivientes?
¿Así es como responde un país cuyo des-gobierno se jacta al decir que Venezuela es:
[…]
“…un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político. (Artículo 2 CRV)
[…]
“… tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución…” (Artículo 3 CRV)?

¿Cuánta culpa tienen esos seres humanos, esos compañeros y familiares, de que unos ladrones, hampones, con la complicidad de algunos funcionarios del IPSFA de esa época, hayan estado cobrando sus jubilaciones y pensiones en divisas, cuando en realidad vivían en Venezuela?; ¡claro la ineptitud, el reconcomio, la alcahuetería del presidente de la Junta Administradora del IPSFA para aquél momento sólo le permitió juzgar que la más espléndida medida era calificar a todas esas personas como ladrones y suspenderles la remesa de sus jubilaciones y pensiones para que pudieran subsistir!, fue tan incapaz, alcahueta y cobarde, que tuvo miedo de denunciar a los ladrones y hacer que fueran presos por robar a la nación. Ése general debería (en un futuro estará, si no se lo lleva antes ‘la Parca’) preso por cómplice.
Es urgente solucionar esa irregularidad. Ya tienen, como mínimo, un año sin recibir lo que les corresponde; algunos tienen hasta dos años y quizás más.

II
La segunda tarea importante y urgente es dejar de lado la inflexibilidad y reconocer el derecho de acrecer para los familiares sobrevivientes, conforme lo ordena la nueva Ley Orgánica de Seguridad Social de la FAN, publicada el pasado 29 de diciembre de 2015.

Esa ley, en su artículo 45 ordena:

“Los beneficiarios de la pensión de sobreviviente, tienen derecho de acrecer al producirse la pérdida de la pensión en alguno de los beneficiarios. El porcentaje de pensión liberado se debe redistribuir proporcionalmente entre los demás beneficiarios, a partir de la promulgación y publicación de este Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica.”

Un somero análisis del contenido de éste artículo deja en claro que no existe, no señala, no establece, no marca, no hace referencia, no discrimina, “familiares sobrevivientes antes del 29 de diciembre de 2015 y familiares sobrevivientes después del 29 de diciembre de 2015”

Al contrario, allí se ordena, en forma inequívoca, que “Los beneficiarios de la pensión de sobrevivientes, tienen derecho de acrecer… a partir de la promulgación y publicación de este Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica”

El artículo menciona a “los beneficiarios de la pensión de sobrevivientes, tienen derecho de acrecer…”, de ninguna forma establece que “los futuros beneficiarios de la pensión de sobrevivientes, tienen derecho de acrecer…; para mayor abundancia, al señalar que “los beneficiarios de la pensión de sobrevivientes, tienen derecho de acrecer…”, se está reconociendo y aceptando que ese beneficio ya está siendo recibido por esos familiares sobrevivientes y lo que la ley proporciona es una ampliación de ese derecho ya adquirido.

Agarrarse de la disposición TERCERA es una artimaña, una excusa no válida, porque en ningún momento el reconocimiento de ese derecho de acrecer significa una obligación de pagar lo que corresponde a los años anteriores por ese concepto. Ese retroactivo no está sujeto a reclamo ya que el mismo artículo 43 deja muy en claro que ese incremento es partir de la publicación de la Ley.

Pagar el incremento que se genere por el reconocido derecho de acrecer es exactamente igual a lo que sucede cuando el Ejecutivo decreta un aumento de las remuneraciones, jubilaciones y pensiones. En éste caso no se discrimina a nadie, no se paga únicamente a aquellos que comiencen a trabajar o a los nuevos jubilados y pensionados, ¡no hay discriminación, se le paga a todos por igual!

Tampoco es excusa la no disponibilidad de dinero, porque para ello existen los créditos adicionales a los cuales se recurre cuando se decreta un aumento de esas remuneraciones, pensiones y jubilaciones.

¿Por qué no se puede hacer lo mismo para cubrir las necesidades dinerarias para pagar el diferencial por el adquirido derecho de acrecer?

Revisemos la nueva visión del IPSFA:

“Ser un instituto innovador de la seguridad social integral, sustentado en los principios de humanismo, solidaridad, cooperación y equidad al servicio de la población militar y sus familiares, para elevar su calidad de vida.”

¿Qué significa ser innovador?

Mudar o alterar algo, introduciendo novedades.

Entonces a innovar se ha dicho. Hay que destruir los viejos paradigmas según los cuales el IPSFA era un ente generador de dinero exclusivamente y un protector de los dineros del Estado en detrimento de la seguridad social, de los beneficios socioeconómicos que la ley amparaba y de la calidad de vida que, como seres humanos nos corresponde.

¿Qué significa humanismo?

Doctrina o actitud vital basada en una concepción integradora de los valores humanos.
Actitud filosófica y ética que hace hincapié en el valor de los seres humanos, individual y colectivamente, y que por lo general prefiere el pensamiento crítico y las pruebas sobre la aceptación de dogmas o la superstición. 1
Doctrina antropocéntrica, donde el hombre es la medida de todas las cosas. La organización social, por lo tanto, debe desarrollarse a partir del bienestar humano. 2
El humanismo, en el sentido amplio, significa valorar al ser humano y la condición humana. En este sentido, está relacionado con la generosidad, la compasión y la preocupación por la valoración de los atributos y las relaciones humanas. La palabra, como tal, se compone de la palabra humānus, que significa ‘humano’, e -ισμς (-ismós), raíz griega que hace referencia a doctrinas, sistemas, escuelas o movimientos. 3

Entonces, a aplicar plenamente esa doctrina y actitud filosófica en beneficio de los afiliados, en especial de los familiares sobrevivientes por ser el eslabón más débil de nuestra Fuerza Armada. Hay que hacer buena y confiable la palabra y los propósitos.

¿Qué significa solidaridad?

Adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros.

Adhesión o apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles.

Una acción es solidaria cuando está orientada a la satisfacción de las necesidades de los otros y no a las propias. 4

La solidaridad es sinónimo de apoyo, respaldo, ayuda, protección, que cuando persigue una causa justa cambia el mundo, lo hace mejor, más habitable y más digno. 

Así que, a ser solidario con los familiares sobrevivientes.

¿Qué es cooperación?

Obrar favorablemente a los intereses o propósitos de alguien.

Dicho está. No queda otra más que cooperar para que los familiares sobrevivientes adquieran su derecho de acrecer para que mejoren su calidad de vida. ¡Merecido lo tienen y con creces!

¡NO HAY EXCUSAS NI ALEGATOS!

Quedan otras tareas, otras metas, pero ya la iremos mencionando y tratando oportunamente.
Julio, 21 de 2016
____________________
1 Wikipedia